De la misma forma que la sociedad actual se está digitalizando, la industria deportiva está inmersa en una transformación digital. Esta digitalización se está dando por muchos aspectos, y uno de los más importantes es el análisis de datos. Pero, ¿Qué importancia tiene Big Data deportivo en el futuro del deporte?

Big Data deportivo

Cuando hablamos de Big Data, la primera imagen que se nos viene a la cabeza, es el análisis de datos de la bolsa o las empresas. Sin embargo, desde hace más de una década, el estudio de datos en el deporte ha ido cogiendo cada vez mayor protagonismo. A día de hoy, el Big Data deportivo se ha convertido en una realidad en muchos países como Estados Unidos o Alemania, entre otros.

Existen diferentes objetivos a la hora de utilizar los datos en una entidad deportiva. Por un lado, se utilizan para mejorar el rendimiento deportivo, tanto individual como colectivo. Asimismo, el Big Data también está relacionado con la salud del jugador, incluida la emocional, física y mental. Por otro lado, también se usan en el campo del “scouting” para saber, a través de los datos, que jugador se ajusta más a las características del equipo. Finalmente, en el aspecto financiero del club, se utilizan para saber el estado actual y también prever el futuro económico del club. 

Presencia del análisis de datos en el deporte

Equipos como el TSG 1899 Hoffenheim y el Sevilla F.C en el fútbol o Houston Rockets y Obradoiro Club de Amigos del Baloncesto en el basket, son solo algunas de las entidades deportivas que aprovechan esta ventaja competitiva del Big Data deportivo. Pero, ¿Quién se hace cargo de recoger los datos, analizarlos, interpretarlos y sacar las conclusiones? El analista. Aun así, el número de analistas que hay en los equipos no es el suficiente. Eso sí, los clubes con mayor presupuesto sí que cuentan con un gran número de trabajadores que emplean su tiempo en la analítica de datos. 

A día de hoy, en España, numerosas personas se forman en los distintos centros formativos como el Big Data International Campus o el Sports Data Campus, que ofrecen la especialidad de análisis de datos en el deporte. En ellos, los alumnos se forman en los diferentes programas informáticos que se necesitan para el trabajo de análisis de datos. No obstante, queda mucho recorrido por completar en este campo del Big Data deportivo. Existen países en el que la cultura del uso de los datos todavía no está interiorizada. ¿No es una ventaja competitiva para ellos? ¿Resulta una herramienta de mucho coste? ¿No tienen los conocimientos suficientes para hacer uso de ellos?

Podemos remontarnos a aquellas épocas en las que un médico, un nutricionista o un preparador físico se encontraba en la misma situación, como en la que está ahora un analista de Big Data deportivo. No se le da valor y la importancia suficiente a su trabajo  porque no se cree en que su participación pueda acarrear beneficios tanto deportivos como empresariales al club. La cuestión no está tanto en la accesibilidad de los clubes hacia los analistas porque es sencillo, no hay más que contactar por los diferentes canales que existen para dar con uno de ellos. La problemática se halla en que los clubes y la gente que se encuentra dentro de ellos no tienen interiorizado la cultura del dato. 

El pasado mes de febrero, se celebró durante 10 días, del 8 al 18 de febrero, el Sports Data Forum. Un evento donde, a través de numerosas ponencias y mesas redondas de diversos expertos en diferentes deportes y análisis de datos, mostraron a aquellos que asistieron, como la transformación digital, el uso del Big Data y la Analítica Avanzada en el día a día está cambiando el mundo del deporte en general. Gracias al Big Data deportivo, los procesos y resultados de las entidades deportivas y clubes están mejorando con creces. 

Sport Data Forum, edición 2021

Un proceso lento 

Estamos hablando de un proceso lento pero que está siendo constante. Que los clubes apuesten por incorporar a un analista supone muchos factores a tener en cuenta antes de tomar la decisión. En primer lugar, si el propio director técnico es un perfil de entrenador que apuesta por esta herramienta. En segundo lugar, si el club puede permitirse incorporar esta nueva faceta a nivel económico e institucional. En último lugar, si la entidad deportiva tiene conocimiento en lo que va a contratar. 

Aunque este campo parezca innovador, realmente no lo es, porque lleva años intentando acoplarse al mundo del deporte. Queda trabajo por hacer y los hechos son los que determinarán el futuro del Big Data deportivo. En las manos de eState, un proyecto de KINNIK Sport & Innovation que está relacionado directamente con este campo y otros proyectos relacionados con el Big Data deportivo, se encuentra la oportunidad de aportar el valor añadido que el análisis de datos puede llegar a ofrecer a las entidades deportivas. 

eState, proyecto de análisis de datos en el balonmano.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *